serv_tumtum.jpg

El ritmo forma parte de nosotras y de nosotros desde mucho antes de nacer. Nos
desarrollamos con el latido del corazón del vientre que nos acoge como nana, como refugio, como reloj constante que no nos falla. Las civilizaciones más antiguas han utilizado la percusión como modo de expresión así como para celebrar ritos, invocaciones y festividades.

La percusión corporal nos permite desarrollarnos como individuos, explorar otras vías de comunicación y de expresión, desarrollarnos en libertad, aumentar nuestra autoestima y por supuesto nuestra alegría de vivir.

- Aprenderemos una coreografía de percusión corporal paso por paso
- Lo haremos de manera muy dinámica y participativa
- Utilizaremos música actual que conecta especialmente con las/os jóvenes adolescentes y preadolescentes
- Con dos facilitadoras, músicas profesionales y con amplia experiencia en el ámbito de la educación musical (opción de hacerlo bilingüe en castellano y euskera)
- 50-60 min de duración